Una mala conducta en tu mascota puede ser modificada, pero ten cuidado en utilizar estas herramientas

A veces es necesario que le recuerdes a tu compañero quién es el que manda. Para rectificar en tu peludo conductas inapropiadas existen collares de adiestramiento,  herramientas muy eficaces para hacer que el comportamiento de tu mascota mejore. Representan una forma restrictiva de adiestramiento canino, aunque a veces sea necesario.

Los collares de adiestramiento nos sirven para educar a nuestro perro en distintos comportamientos negativos como intentos constantes de fugas, comer alimentos del suelo o basura, tirones de correa al pasear, saltar sobre las personas, ladridos excesivos, subirse a la cama o sofá, correr tras una bicicleta o coche, hacer caso omiso a nuestra llamada, en entrenamiento de perros de caza, etcétera; en definitiva nos ayudan a entrenar a nuestra mascota y detener conductas problemáticas que puedan ser causa de un grave problema o una difícil convivencia con ellos.

En Frida Pets pensamos que la mejor forma de educar a tu amigo siempre será con un enfoque más amistoso y positivo, basado en la paciencia y aconsejamos utilizar estas herramientas sólo cuando su uso sea completamente imprescindible, es decir, cuando no exista otra opción, y sobre todo, con la indicación y supervisión de un experto en el manejo de ellas. Trabajar el comportamiento positivo en tu mascota hará que se fortalezca la unión entre ustedes; tu amigo de cuatro patas más que una mascota es un miembro de tu familia y debes asegurarte de su bienestar físico y mental. 

Los collares de adiestramiento, en la mayoría de los casos, deben ser utilizados sólo por profesionales.

Los tipos de collares se diferencian según la necesidad, algunos están diseñados específicamente para tener una apariencia decorativa. Otros tienen usos muy específicos y sólo deberían utilizarse en determinadas circunstancias, como los que te presentamos a continuación, pero siempre bajo instrucción o asesoría de un experto en el tema.

Collar estrangulador: Un collar estrangulador es útil si tu perro te tira fuertemente tan pronto le pones la correa para pasear. Si esto te pasa a ti, este collar te podrá ayudar a mantener el control sobre tu mascota. Este mal hábito puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza, especialmente si tu mascota es grande.

Collar de adiestramiento para perros: Este tipo de collar no es aconsejable si no eres un profesional, ya que si no sabes utilizarlo adecuadamente puede resultar engañoso o doloroso para tu mascota. Este collar posee la misma técnica del collar estrangulador y por eso debes estar pendiente que no tire demasiado fuerte. Es un collar difícil de ajustar y también es complicado determinar la fuerza que ejerce el mismo en tu mascota si no sabes utilizarlo. 

Utiliza este collar de entrenamiento sólo cuando saques a tu perro. No se lo dejes permanentemente. Si tu perro tira de la correa, hazle unos cuantos avisos de atención (llamados «golpes de cascabel») diciendo sistemáticamente “De pie”. El objetivo es que este comando de voz reemplace los golpes en el collar. 

Collares puntiagudos: Este tipo de collar es también popular; se usa colocando los puntos rojos del interior del collar contra el cuello del perro. Una vez apretado, tu perro sentirá los puntos en la piel del cuello; muchos adiestradores prefieren colocar una capa de cinta protectora sobre los  puntos para suavizar el efecto.

Collares de adiestramiento electrónico: Este tipo de collar también es muy popular; proporciona pequeñas descargas eléctricas o spray de limón cuando tu peludo se porta mal. Podemos decir que es una herramienta para corregir rápidamente su mal comportamiento.  

Collar de cabeza: Sujeta el cuello del animal por debajo de su cráneo y del hocico con la finalidad de controlar la dirección en la que camina. Es semejante a un bozal. Si bien en apariencia no resulta ser un collar molesto, al principio les cuesta adaptarse a él. Algunos perros podrán mostrarse remisos a llevarlo puesto, especialmente al principio. ¡ Pero cuidado ¡ Su mala utilización puede provocar daños en la espina dorsal.

Suele utilizarse con mascotas que no están adiestradas y que tiran de la correa durante los paseos.

Categorías