Mientras que los dueños de perros tienden a alimentar a sus mascotas con comida húmeda como complemento de la comida seca, los dueños de gatos prefieren alimentarlos ya sea húmeda o seca, pero por separado. Sin embargo, no hay reglas en esta última instancia, por lo que le corresponde a cada cuidador decidir con qué alimentar a su mascota.

Ante la preocupación por darle la mejor alimentación a nuestras mascotas, el mercado en general ha desarrollado una inmensa variedad de marcas, fórmulas y presentaciones que se adaptan según las necesidades de las razas, tipos de actividad física y hasta condiciones de salud específica.

¿Qué será mejor para mi perro: la comida húmeda o seca? 

Comida húmeda: Más sabor en menor cantidad

Este tipo de alimento consiste en una mezcla homogénea y hasta gelatinosa, compuesta por trozos de carne que emanan un olor más intenso que las versiones secas. Y aunque su apariencia puede que te parezca muy desagradable, a tu perro le parecerá lo contrario.

Esto se debe a que está formado entre 70 a 85 por ciento de agua, a diferencia del escaso contenido de humedad que suelen tener los alimentos secos. Su contenido nutricional también presenta ciertas diferencias. Mientras que los secos tienen entre 18 a 32 por ciento de proteínas, los de lata o sobre varían entre el 28 al 50 por ciento, dependiendo de la marca o presentación. De igual forma con la grasa. Los alimentos secos tienen entre un 8 a un 22 por ciento de grasa, a comparación del 20 al 32 por ciento que contienen los húmedos.

Esa combinación es la que logra que sus sabores sean muy atractivos para los perros,  porque en este tipo de alimento la variedad de sabores tiende a ser mucho más amplia. Un ejemplo es la línea de Pedigree Lata Adulto Nutrición Completa, cuyas recetas cautivan hasta los paladares más exigentes, una opción perfecta para aquellos perros que difícilmente les convence su alimento. Otra gran diferencia de los alimentos húmedos es que sus fórmulas no contienen casi cereales, disminuyendo considerablemente la cantidad de carbohidratos en la dieta de la mascota.

Por otro lado, no tiene conservadores y, si bien esto significa una ventaja, también requiere que el dueño esté atento al momento de servir la comida ya que no debe permanecer en el plato por mucho tiempo para evitar la formación de bacterias. Lo recomendable es que, de no ser ingerida por completo, se desechen los sobrantes; o también, no servir todo el contenido de la lata o sobre y guardar el restante en un recipiente cerrado dentro del refrigerador. Y aunque se guarde así, igual debe consumirse en el menor lapso de tiempo posible.

Comida seca: nutrición versátil

Siendo la opción más común entre los peludos, la característica física de este alimento es que se presenta en forma de croquetas (las cuales variarán de tamaño y figura dependiendo de las marcas y sus fórmulas) y se puede conseguir en una gran diversidad de empaques por su versátil almacenamiento. Aunque en general la composición nutricional de los distintos tipos de alimentos son muy similares en sí, a diferencia de los alimentos húmedos, las versiones secas tienen menor porcentaje de proteínas y grasas, mientras que superan con creces la cantidad de carbohidratos que contienen, usualmente provenientes de cereales como el trigo, la cebada y el maíz. Siendo el último el más recurrente por su bajo costo.

Este elevado contenido de hidratos de carbono es lo que ayuda a que la croqueta mantenga su forma y textura. Su preparación es parecida a los productos de panadería. Esta consiste en una masa que, después de cocinarse en un horno especial a presión, unas cuchillas la cortan para darle la forma propia de la croqueta.

Gracias a esta textura crujiente, su masticación provoca una abrasión que previene la formación de sarro y placa dental, resultando ser una herramienta muy útil a la hora de mantener limpios los dientes; los productos de calidad, contienen fibras naturales que favorecen la digestión del perro, así como la absorción de los nutrientes. Existen numerosos tipos de presentaciones especificados por tamaño, edad, actividad física, condición de salud y hasta raza.

Por su práctico almacenamiento, es una de las versiones más económicas. Los dueños pueden compran en proporciones mucho más grandes (con bolsas de hasta 20 kilos o más) y guardar sin riesgo de que vaya a descomponerse. Por esto mismo, es la opción más ajustable para aquellas personas que no pasan mucho tiempo en casa y les cuesta vigilar la ingesta de sus mascotas, puesto que pueden servir y dejar en el plato de su perro a lo largo del día. 

Pero esta practicidad tiene un precio. Para que no se deteriore, el alimento debe contener altos niveles de conservantes químicos que podrían generar consecuencias en la salud de la mascota con el paso de los años. Incluso, por esta razón, hay perros que no digieren muy bien este tipo de alimento.

Alimentos secos o húmedos: Gato

Las dietas completas secas tienen algunas ventajas de las que te puedes beneficiar tú mismo; te mencionamos algunas: Son fáciles de medir y usar; son fáciles de almacenar; tienen una vida útil más larga una vez abierta que los alimentos húmedos; algunos también pueden ayudar a eliminar la placa de los dientes de tu gato. Además, si eliges un alimento seco, se puede esperar que tu gato mastique más activamente y se tome más tiempo para comer, beberá más agua y regresará con regularidad a la comida en vez de comer todo de una sola vez.

Ten en cuenta que los gatos, en ciertas etapas de la vida, pueden preferir alimentos más blandos. Por ejemplo, los gatos de edad avanzada o los gatitos recién destetados. El alimento húmedo quizá funcione mejor en estas ocasiones. También, hay algunos alimentos secos que son especialmente diseñados para ser empapados.

¿Y si lo alimentamos con comida húmeda?

Algunos gatos simplemente prefieren el aroma y la textura del alimento húmedo, y esto también puede ser muy práctico, en especial los formatos individuales en los que viene este tipo de alimento. Además, será más fácil e higiénico para servir una comida cada vez.

Los gatos que se alimentan con comida húmeda tienden a comer más en una sola sentada en lugar de ir y venir, y beberán menos, ya que hay un mayor contenido de agua en la comida húmeda que en la comida seca. La cantidad de ingesta de agua es particularmente importante para los gatos con tendencia al estreñimiento o la formación de cristales en la orina, o si tienen diabetes o enfermedad renal. Por lo tanto, la alimentación de un alimento húmedo puede ser especialmente beneficioso para los gatos con estas condiciones.

Recuerda servir la comida húmeda a temperatura ambiente para asegurar que tu gato pueda degustar y oler correctamente.

Categorías